Café.



Su espuma le dejo ver dos ojos cafes en la taza que tomo entre sus manos... Esa mirada se levantó de la taza blanca para dejarse mostrar ante una noche negra sin estrellas que anunciaba soledad "abrilesca" ... sus dedos se deslizaban sobre la taza formando unas letras que solo el podía ver.

Ella sentada en una terraza, entre los dedos un cigarrillo la acompañaba fielmente, la luna le sonreía... Ella sentía el pasar de viento solo y libre. Creía que su vida era así. Bailaban ideas locas en su mente que le dejaban ganas de hacer todo en un momento... 

El café se mantuvo estático en la taza blanca.. La azúcar se disolvió al momento de que El la dejo caer sobre la bebida... Se disolvió rápido y completamente... 
Fue buen motivo ese café para pensar en ella.. Tomó un cigarrillo pero no lo fumo... 

Los cigarrillos entre sus dedos blancos y temblorosos... Uno encendido y el otro simplemente estaba ahí.. El humo de uno liberó un sentimiento, uno que oprimía.
el humo formo siluetas,  el blanco formaba un ambiente de regocijo. 

-Un Café más- dijo El desde la mesa...
-Un Café podría tomar con tu silueta de humo- dijo Ella bajo la noche sin estrellas..

La noche sin estrellas mostró en ella dos de ellas que se escondían detrás de una nube oscura.. La luna no dejó de sonreír nunca aquella noche.. 


No se sabe de ellos Dos. No se conocen aun tal vez.

No hay comentarios.:

Gracias por tu comentario.

Paulina Brcs - Infinitos Mentales. Con tecnología de Blogger.