serenata a las 3.00 am

Nos va amargar la vida cuando traigamos la otra mercancía.  Aquella que caerá en nuestras manos al final de los 3 meses siguientes, aquel que me dejara inmóvil frente a los automóviles, aquel que me hará sentir mariposas en el lugar correcto.
Nos va amargar la vida aquella persona que crea que esto no es correcto, que esto no es cierto. Nos amargara la vida.
Eran las 9 de la noche, ella esperaba en su recamara, las luces de su habitación se apagaron sin su consentimiento, sus ojos se asustaron, y se abrieron más de lo normal, tratando de hacer más luz de esta manera y ver algo entre las sombras que habían en su cuarto.
El tiempo paso en la habitación, la energía eléctrica no volvía, y ella solo trataba de concentrarse en la música que escuchaba.
Cuando pudo tratar de sentir que la luz había vuelto ya había caído en sueño..
Se había quedado dormida.
La luz de su habitación estaba prendida. Desde la calle se podía ver la cortina con siluetas de luces en las esquinas.
El tiempo paso, y dieron la 1:00 am de la madrugada, ella seguía durmiendo profundamente, y la luz a sus afueras anunciaba que aún había gente despierta en esa casa.
3:00 am y unos pasos se escucharon en el final de la calle, una cuerda de guitarra que se había tocado accidentalmente.
Todos caminaban hacia aquella ventana con luz, el tiempo se hacía corto mientras esto sucedía.
3.20 am, las guitarras empezaron a sonar, flautistas y percusiones también sonaban fuerte debajo de aquella ventana. 
La chica dormía profundamente y no se daba cuenta de la serenata que aquellos jóvenes tocaban bajo su puerta.
En esa calle, todas las luces empezaron a prenderse una a una, y se abrían las cortinas para ver el espectáculo. Sin embargo la niña seguía durmiendo.
Todas las muchachas ansiosas de ver que la niña corriera las cortinas y aceptara la serenata.
Habían dado las 4.30 y los músicos seguían tocando, una y otra canción, todas con bonitos significados dedicados a la chica.
En eso, la chica que dormía abrió los ojos, “incendios de nieve y calor” sonaba tras la ventana, …pudo reconocer la voz… Era del chico de cabello enredado y sin corona.
 En ese momento salto de la cama, abrió las cortinas de una!. Y giro la vista abajo.
En eso los músicos dejaron de tocar los instrumentos, y solo permanecía la voz del chico, en la parte de  “he traído una banda especial” …
La chica, sonrió al muchacho que seguía cantando con voz fuerte,  “incendios de nieve y calor”…
Corrió por las escaleras, camino por los pasillos para llegar a la salida, se le hacían eternos, quería llegar y abrazar al chico con todas sus fuerzas…
Salió. Él estaba ahí, cantando con sus labios regordetes, y sus ojos negros,  su sonrisa, sus ojos llorosos.
Ella se colgó de su cuello. Y le planto un beso. Un profundo peso que termino en un abrir y cerrar de ojos.
No nos va amargar la vida el destino, si es la realidad que estemos juntos así será. No hay manera humana de escapar de ti.
No existe manera humana de escapar de estas corazonadas, que presentimos, porque el destino nos ha planeado ya algo.
La estrategia final, aquella que nos lleva por ahí, en un lugar diferente para hacer posible esto.

Creo que voy a empezar a romperme. 

No hay comentarios.:

Gracias por tu comentario.

Paulina Brcs - Infinitos Mentales. Con tecnología de Blogger.