el riesgo es.. QUE TE QUIERAS QUEDAR!

Un escrito para Colombia, escrito en Colombia por una Mexicana.
Con amor para esa tierra tan linda.


Un café fue la puerta de muchas emociones en este país, del cual pude entender por fin su famosa frase de  “El riesgo es que te quieras quedar”.
En un tinto fue como arranque mi aventura por Colombia, aquel que une siempre a los amigos, a la familia, aquel que te despierta en una noche de trabajo y más estudiando mi carrera de Arquitectura. Aquel grano de café tan penetrante, su olor que me hará recordar siempre mis andadas por el barrio Muiscas, o en Cartagena en una tarde de abril..
Un tinto que me llene el alma de recuerdos, de aquellas personas que abrieron su corazón a mi, y que sin miedo se dedicaron a ayudarme, a quererme, a darme lo mejor de ellos para demostrarme que Colombia es mi hogar.
Aquel aroma a café colombiano me hará recordar aquella tarde en la que descubrí mi adicción a las Arepas rellenas de Queso y champiñones, a las obleas de arequipe con zarzamora .. Me recordara el sabor de aquella bandeja paisa que probé una tarde en Medellín, “la ciudad de la Eterna primavera”. Me recordara el delicioso Ajiaco que preparaba Doña Julieta en casa.. Por cierto olvidaba aquella curiosidad por probar los famosos panes esféricos que tanto vi por aquellas calles de Medellín que caminaba rápidamente… Los buñuelos que se colaron por mi paladar dejándome la espina de querer aprender a cocinarlos y obligarme a llevar una caja de estos para preparar en mi querido México.
Ya en casa, sentada en la terraza con una taza de tintico pensare en esas noches en las cuales no me importaba el pasar del tiempo, en aquellas que tocaba guitarra en el parque de los Muiscas para relajarme un rato.. No olvidare esas calles que me recibieron con mis alegrías, mis enojos, mis rabias, mis tristezas.. Porque camine ciento cincuenta y tres días en estas . . .
Recordare con el viento que llevara el humo del café caliente que tendré en las manos, aquellas tardes lluviosas que me hacía quedar en casa, o aquella despedida con los de intercambio en Duitama, cuando la lluvia fue protagonista del asado…
tomando un trago de tinto pensare en aquella aventura por la ciudad de Medellín que tanto moría por conocer, aquel recorrido en el Parque Arví, caminar esas calles y ver como las personas buscan vivir, aquellas personas que dan todo por comer algo para calmar su hambre..
Recordare aquella vez en el metro cuando con mis compañeras de aventuras esperábamos el vagón y una de ellas se cansó, y se sentó en el suelo, cuando escuchamos “favor de no sentarse en el suelo”.. Y a mí a los pocos segundos me dio sed, tome algo de jugo, cuando escuche. “favor de no ingerir alimentos”..  Nos echamos a reír, Y vocearon.. “Favor de no reír”.. Bueno lo último fue invento mío.
Ver al horizonte y sentir el olor a café en la inmensidad, imaginar ese tintico que probé en Cartagena, en la ciudad amurallada, recordare entonces aquel recorrido desde las seis de la mañana por las calles de Cartagena, ver la playa, admirar su gente, su música, su vida, sumergirme en ellos para obtener algo de alegría..
A Cartagena sé que tendré que regresar para dar un paseo en carro por toda esa ciudad, para caminar por esas playas de nuevo, para ver otra vez el atardecer en el castillo de san Felipe, para ver la siluetas de la ciudad.. Disfrutar de la música que solo en Cartagena suena, porque descubrí lo que me habían advertido, cada país, cada estado o departamento y cada ciudad tiene distintos modos de vivir, distinta música, comida, distinta cultura, en fin. Hasta la gente cambia, en Cartagena todos son tan alegres, tan amigables , tan cálidos. . .
Saboreando los últimos tragos de mi café en la terraza, veré aquella noche en Villa de Leyva, un pueblo totalmente mágico, ir caminando a las ocho de la noche en medio de la plaza, cuando de pronto “wish you were here” de Pink Floyd sonaba.. Era ese lugar el perfecto para mí cuando recorrí esa plaza escuchando la melodía hasta llegar a donde surgía.
Recordare siempre a mi Colombia, a sus personas, sus sabores, sus montañas y su perfecto  tiempo exacto.

No hay comentarios.:

Gracias por tu comentario.

Paulina Brcs - Infinitos Mentales. Con tecnología de Blogger.