Darse cuenta de su ausencia.

Mis pies caminan al ritmo de esta canción, mis rodillas me duelen de vez en cuando, pero no me detengo a revisar. La canción de fondo mantiene el aire fresco y limpio. La ciudad esta noche baña de luces la carretera oscura, y de la línea amarilla no se despegan mis ojos.  Una fresca lluvia cae sobre mi, me obliga a cubrir mis ojos, aquel acto me recuerda a tus manos frias cada mañana. Me recuerdan tocando mi boca. Mi dedo se desliza sobre ella llegando hasta mi cuello. 



La lluvia se detiene, y observo sin detener mi pisar, la línea amarilla permanece continua, la carretera se hace mas angosta, que me deja pasar por un pequeño lugar. Sigo sin detenerme, sin girar la vista atrás. Te siento venir, y no volteo.He llegado al punto en que la ciudad no se ve en la carretera negra, ni en la franja amarilla. He llegado al momento exacto en el que ya no esta ahí. Solo mis pies transitan por esa línea. Se hace mas angosta. Mucho mas.. Sigo caminando queriendo llegar a aquellas torres de control que se ven a lo lejos.. Llegar hasta aquel faro gris que mantiene la luz roja encendia por aquellos que se pierden en la isla de los locos. Mis pasos empiezan a tomar mas fuerza, no pienso en nada, quiero llegar al fin. A unos metros pocos de llegar al faro, me doy cuenta que hay una reja que me impide estar ahí. Volteo la vista a la izquierda y una pequeña rendija esta abierta y me deja pasar antes de brincar la reja.


 


Cuando transito por ese otro camino las torres se caen… Se desploman, mis manos empiezan a jalarse el poco cabello que me queda. Mi respiración se acelera, mi cuerpo desgajado se detiene a observar las torres caer, mis manos con manojos de cabellos se desprenden de mi cuerpo, un grito desesperado es lanzado al cielo negro . Las torres se construyen al ritmo de mi grito ausente.  Mis cabellos se convierten en pedazos de papel negro.  Se entrelazan creando una montaña .. Y se deslizan de mis manos para insertarse en el suelo. La tierra negra lo absorbe. Me aborbe dejándome en blanco. 

No hay comentarios.:

Gracias por tu comentario.

Paulina Brcs - Infinitos Mentales. Con tecnología de Blogger.