SIN LUZ. historia de un corazón fantasma.



Aquellos dias en que las luces de los coches y la luna eran una, mis ojos brillaban y se sumergian dentro de esos pequeños fragmentos, podia sentir el frio viento colarse entre mis huesos, sentia cada uno de mis pasos en la arena, y como cada gota de lluvia caia sobre mi piel, escuchaba los gatos en el tejado jugar por las noches, mi ventana empañada no me dejaba ver suficiente, dibujaba su nombre en ella y volvia la vista hacia la luna, aquella que siempre estaba ahi y no se marchaba, aquella que nos deja posar nuestra mirada perdida en ella, cuando pense en eso la comenza a ver de otra manera, sentia como cada vez se acercaba a mi, la veia tan grande y llena, era una luna inmensa que se perdia entre mis pupilas, me decidi a tocarla, y abriendo la ventana, sali a la calle, camine unos pasos y cada vez estaba mas cerca, hasta que pude subirme a una escalera y bajarla, la guarde en una pequeña caja, la caja parecia estar iluminada, ahora yo tenia un poco de celos de la luna, por que sabia que en algun momento habias dejado tu mirada arriba, en ella.. ahora en la caja, esta comenzaba a perder su brillo, parecia no ser realmente de ella, me parecia interesante pero aun asi lo ignore, y mejor me decidi a dormir por lo menos un rato, estaba tranquila de que la luna ahora no tendria ninguna mirada..


Al dia siguiente me desperte y me sali a la calle, cuando regrese a casa era muy tarde y estaban las calles tan oscuras que parecia ser todos dormian, me parecia muy triste, fue entonces cuando recorde que habia guardado la luna en la caja de carton, me preguntaba si aun tendria brillo, corri a la habitacion, ahi estaba, oscura, y seca, parecia muerta, la saque de la caja, me acerque a aquella escalera donde la habia tomado del cielo, y la coloque de nuevo, la gente parecia estar tan feliz de verla ahi de nuevo para poder perderse con ella un rato antes de dormir, o perderse juntos, perderse con alguien viendo la luna, perderse entre las luces de la noche, entre los coche y sus luces, corriendo entre ellos, segura, perder la vista, y confundir la luz de los faros con la luna, difuminandose todo en segundos, volviendo a sentir el viento frio, volver a tener vida..

No hay comentarios.:

Gracias por tu comentario.

Paulina Brcs - Infinitos Mentales. Con tecnología de Blogger.