CERRAR LA PUERTA AL PASADO

Y entonces me puse de pie, me arreglé el cabello, me miré al espejo, me dije lo tanto que me amaba, tomé las maletas y dejé ese cuarto oscuro, dejé la soledad a un lado de tus zapatos, dejé ese cuarto gris y oscuro.
Tomé las maletas y al cerrar la puerta detrás de mí sentí un viento helado, era el miedo de la libertad, tal vez era un poco el miedo que me hacía querer vivir en ese oscuro recinto, pero al cerrarlo, mis ojos comenzaron a abrirse al nuevo mundo, a ese mundo que hacía tiempo no me enfrentaba.

El tiempo había pasado y era hora de volver a navegar en ese barco, de volver a volar en el cielo, era el tiempo correcto. ¡Para saltar! ¡Volar! Era el tiempo correcto para volver al mundo.
Cuando tomé las maletas, lo hice sin ver atrás, salí del lugar, y lo único que había en mi mente y en mi mirada era mi futuro. Ese futuro que había estado estancado por tanto tiempo y ahora después de salir, después de tener el valor…

Estaba lista de nuevo para enfrentarme al mundo, para mostrar quien era en realidad.

4 comentarios:

  1. Muy bueno Paulina! Me encantó el mensaje del relato, toma mucho valor alejarnos de ciertas cosas que nos hace mal pero a veces es bueno para nosotros.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Micaela! :D Es tan cierto lo que dices, y en realidad toma tiempo alejarse, pero sobre todo requiere mucha fuerza de voluntad para hacerlo... Y aunque al principio cueste, tal como dices al final sera mas bueno para nosotros.

      Eliminar
  2. Un paso, luego otro, después el siguiente y luego no detenerse. Así es como empieza todo gran camino, el cual en sus inicios siempre está lleno de dudas. Lo retrataste bien :3

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es John, Es un paso tras de otro, y una vez dando el primero, los siguientes vendran mucho mas facil... ;) Gracias por leerme en estas letras.

      Eliminar

Gracias por tu comentario.

Paulina Brcs - Infinitos Mentales. Con tecnología de Blogger.