DECISIONES |Relato de un sueño| # 1



Unas escaleras interminables parecían jamas acabar, tenían un aspecto frió y eran de metal en forma de espiral, el y yo las íbamos subiendo, el me llevaba jalando de la mano, yo iba tropezando a mi paso, en eso, observe un rostro detrás debajo de mi camino, una mirada que me dio tanto miedo, llevaba una camisa vieja y que le quedaba demasiado grande, su cabello despeinado y corto, pero eran sus ojos los que con locura me veían. Yo aun caminando y subiendo las escaleras iba detrás de esa persona que con fuerza corría sujetándome de la mano, pero no dejaba de ver hacia abajo, la persona seguía corriendo tras nosotros, yo no decía nada, porque quería hacerme de la idea que nadie nos seguía, y que por fin esta vez tendríamos el tiempo de volar solos, el y yo.





Las escaleras que parecían infinitas habían terminado, llegamos a una especia de sala gigantesca, que era ocupado solamente por dos sillas de madera, estaban situadas en el medio de la habitación, pero a lado de cada una existía una especia de manguera con una aguja al final en la punta. El sujeto que me había traído aquí se coloco una en la cabeza, y me dijo que al momento que yo me colocara también la aguja, todo terminaría, se acabarían los recuerdos, el dolor, y seriamos felices de nuevo.
Mi cuerpo temblaba, y en ese instante quise correr hacia abajo, y al hacerlo me sorprendí con el hombre que estaba ya a unos escalones de llegar hacia donde nosotros estábamos, volví la vista hacia el sujeto que me había traído, estaba acercándose a mi con la manguera, con una sonrisa maliciosa, acercándose a mi señalando con la aguja, yo no sabia que hacer, eran dos contra mi, comencé a correr por la sala inmensa, tratando de encontrar una salida, un escondite, o algo que pudiera ayudarme, encontré un pequeño espacio, en el cual se veía la ciudad tan pequeñita debajo, estábamos en un lugar altísimo, pero al momento de girar la vista hacia las dos sillas, el sujeto que me había traído a este sitio estaba corriendo hacia mi. Yo no sabia que hacer, clavarme esa aguja en la cabeza, bajar las escaleras y toparme con el loco y el cuchillo que haba dejado ver, o acabar con mi vida saltando por ese orificio tan pequeño...





El sujeto se acercaba mas a mi, y en su mano traía un helado de color azul, me lo ofreció para que me tranquilizara, e ingenuamente así lo tome... Caí en una hipnosis la cual me condujo a esa silla, el se sentó a un lado de mi, en la otra silla de madera, con la manguera colgando de su cabeza, me coloco la aguja en la cabeza, y en ese momento comenzó a salir muchísima sangre, y sentí como todo mi cuerpo iba perdiendo peso, era un momento tan vacío, que no me importo ver al loco apuntándome con el cuchillo frente a nosotros, sabia que todo había terminado, y que en pocos segundos terminaría de sentir mi cuerpo, a mi menta no pasaba nada, ni una sola imagen, solo veía el filoso cuchillo frente a mi, y aun lado de mi la sonrisa del sujeto en la silla de la madera, su manguera había terminado de sacar su sangre y se había quedado dormido, mi cuerpo aun estaba ahí, hundida en la silla, mi cabeza se bajaba, y al momento en que mi cabeza cayo fuerte sobre mi pecho, la aguja se desprendió de mi, y al hacer eso, una imagen paso por mi mente...


...Una calle mojada por la lluvia, yo caminando justamente a lado de una persona, íbamos en camino hacia una pequeña tienda, al llegar ahí, se metió en una habitación de la cual no salio nunca,yo espere afuera y golpeaba la puerta de vez en cuando, pero parecía que nunca saldría...





Después de tener ese pensamiento, el cuchillo estaba dirigiéndose a mi pecho, en ese instante me decidí a tirarme hacia delante, sentí una especie de colchón detrás de mi, la caída no me había dolido, y no sabia de donde había tenido fuerzas para patear al sujeto del cuchillo, comencé a bajar las  escaleras, pero a mi bajada gire la vista hacia arriba, y el venia justo detrás mio, en la desesperación, decidí tirarme hacia abajo, me pare del pasamanos, y levante los brazos..... mi cuerpo comenzó a caer, y al momento de la caída a mi mente pasaran series de imágenes que me traían recuerdos, la flor en el jardín marchita, una calle mojada, unos ojos negros, el perfil de una persona, mi vida entera  no podía verla, solo estaba esa persona... 






Mi cuerpo no dejaba de caer, y sentí como mi cuerpo estaba bañado completamente de sangre, de mi cabeza no dejaba de fluir ese liquido rojo y espeso..Y yo caía y caía en el espacio, el tiempo no parecía existir y cuando por fin llegue al final, el piso mojado por la lluvia me recibía, y aquel perfil en mis sueños estaba ahí de nuevo, me levanto y con sus manos me limpio la sangre, se empapo el también, y me ayudo a caminar, nos dirigimos hacia una esquina de la calle, esperamos ahí, y me sujeto, me abrazo para que no cayera, nos subimos al trasporte publico, pero mis ojos le veían a el, mis ojos y mi turbia vista poco a poco se cerraban, y lo ultimo vi fue su sonrisa viéndome con esos ojos negros, giro su cabeza a la ventanilla y cerré los ojos.




.



6 comentarios:

  1. Hola!
    Un sueño bastante sádico y un poco absurdo.
    Me gusta la manera en que lo narras.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isabel! gracias por comentar, y realmente si es algo sadico en algunos momentos.. :P Gracias

      Eliminar
  2. Eso es un sueño, asi tal cual, loco, aveces feo o incomprendible pero con cierto sentido. Para mi que extrañas a alguien que esta lejos ;3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Helena, Si, los sueños son realmente locos, y a veces imcomprendibles, tal como dices... :D
      Y en realidad me dejas pensando con tu ultima frase.. Pero en realidad no estoy segura de eso.. xD Cuidate mucho Helena Sanz! Nos leemos ! :D

      Eliminar
  3. Con esa primera imagen no me esperaba para nada todo eso que describes, qué nervios, qué susto. ¡Buena forma de narrarlo!

    Como comentario aparte tendría que decir que estés pendiente con las tildes y el tipeo, son detallitos que hacen un texto mucho más hermoso.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta, creo que me uniré a esto de contar sueños, luego tengo unos cuantos sueños locos, no tan aterradores como el que nos relatas, pero si extraños XD

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.

Paulina Brcs - Infinitos Mentales. Con tecnología de Blogger.